Había alerta sobre la vulnerabilidad de los hermanitos del abusador de Villa Flores

Cuatro nenes de entre 5 y 11 años estaban en peligro desde hace tiempo

Desde el área municipal de Atención y Protección a la Víctima de Violencia comentaron que la situación vulnerable del grupo familiar del menor de 17 años que abusó de su hermano de 11 y un vecino de 9, la venían abordando desde hace un tiempo y que le habían solicitado a la Dirección Provincial de Niñez que tome medida excepcionales para que los cuatro hermanos menores del violador sean apartados.

En el informe destacaban que los pequeños de ambos sexos de entre cinco y once años corrían peligro. También mencionaron que el detenido tiene problemas de adiciones, dormía detrás de la casa paterna en un sanjón o deambulaba por el barrio y agregaron que el hermanito abusado padece retraso madurativo.

“Desde noviembre del año pasado venimos exponiendo la necesidad de actuar sobre estos niños pero por cuestiones burocráticas se demoró. Incluso se informó a Tribunales de la situación en que se encontraban», explicó Agostina Giacaglia, integrante de la oficina municipal.

Luego del abuso, se dispuso que el nene de 11 años sea llevado a una institución gubernamental. «Al día siguiente, la oficina municipal logró que los otros tres hermanitos recibieran la misma contención y apoyo ya que no había nadie dentro del grupo familiar que garantice su protección”, puntualizó Giacaglia.

Hecho aberrante

El menor de 17 años acusado de violar a su hermano de 11 y a un amigo de 9 años en el populoso barrio de Villa Flores fue detenido el miércoles 6 de Mayo y trasladado a un instituto de recuperación para adolescentes.

Según las primeras pericias, los ataques sexuales se habría consumado días pasados aunque no se descarta que las vejaciones puedan ser de larga data.

El aberrante hecho quedó al descubierto luego de que una vecina del barrio dio el alerta al personal de la oficina de Atención y Protección a la Víctima de Violencia dependiente de la Municipalidad Con el apoyo del organismo, la mujer realizó la denuncia en la Comisaría Sexta.

Esa misma madrugada, las víctimas fueron trasladadas hasta la Agencia de Investigación de delitos Sexuales y Violencia Familiar de Rosario donde se realizaron los informes médicos y pericias forenses y psicológicas pudiendo comprobar que el abuso sexual habría existido y que fue con acceso carnal.

Inmediatamente, el juzgado de menores en turno ordenó la detención del acusado que no residiría con la familia sino que estaba merodeando por el barrio en situación de calle. “Comenzamos con su búsqueda sabiendo que podía estar por calle Juan José Valle a la altura del 300 o 400 y campos aledaños”, relató el subjefe de la Sexta, Javier Fleita.

Luego de una hora de rastrillaje, lo vieron salir corriendo. “Estaba escondido en un matorral de un campo lindero y saltó un tejido para ingresar al domicilio donde vive su padre, ahí logramos detenerlo”, agregó Fleita.

El juzgado de menores ordenó su imputación por el delito de abuso sexual con acceso carnal y determinó que sea trasladado al Instituto para la Recuperación del Adolescente (Irar). El violador tenía antecedentes por delitos contra la propiedad y amenazas.

Audio nota con Agostina Giacaglia