El concejo sigue en cuarentena


El Concejo Deliberante de Roldán no está funcionando normalmente desde que comenzó esta situación extraordinaria provocada por la Pandemia de Covid 19. Cuatro ediles prefieren respetar la cuarentena y reunirse cuando sea necesario. Otros dos piden que se abran sus puertas ya que están exceptuados para trabajar por decreto del presidente de la Nación.

El lunes 16 de marzo fue el último día que se sesionó de manera normal y en estos más de 45 días de aislamiento social preventivo y obligatorio, solo se hicieron dos sesiones extraordinarias. Estos encuentros básicamente fueron para habilitar al Ejecutivo a que pueda utilizar ciertos fondos y herramientas para paliar la emergencia.

“Queremos que el Concejo abra sus puertas”

Los concejales del Bloque Frente Roldanense denunciaron que el 31 de marzo venció el lapso de tiempo para la suspensión de tareas legislativas que habían acordado entre todos los ediles. Y recordaron que los concejales están exceptuados de la cuarentena “por eso hemos solicitado la implementación de sesiones y de trabajos en comisión utilizando herramientas digitales y cumpliendo con los protocolos de aislamiento como lo hacen todos cuerpos legislativos pertenecientes al Gran Rosario y al departamento San Lorenzo”, afirmaron los ediles Jorgelina Alfonso y Raúl Machado.

Los referentes del Frente Progresista Cívico y Social resaltaron que “la inactividad del Concejo no sólo es inconstitucional dado que suspende a los representantes electos democráticamente por la ciudadanía, sino que también genera una situación que nos priva de las vías institucionales para la presentación de proyectos y propuestas para su tratamiento y promulgación”.

“La pandemia, no puede ser un justificativo para suspender la división de poderes. El Concejo tiene que estar activo para trabajar con el Ejecutivo ante la adversidad. Muchos paliativos nacen de proyectos como el que elaboramos para crear una comisión de reactivación productiva integrando a empresarios, productores, comerciantes y cuentapropistas para enfrentar las consecuencias económicas de la pandemia”, comentó Alfonso.

Por último, dejó en claro que han sido electos democráticamente; “marginarnos por ser minoría equivale a desentenderse de una parte significativa de la población cuando todos compartimos el mismo objetivo: Cuidar de la salud de las y los roldanenses”.Zona de los archivos adjuntos

Guardia permanente

La presidenta del cuerpo e integrante del bloque Justicialista, afirmó que a pesar de que no haya reuniones periódicas el Concejo “no ha dejado de trabajar en ningún momento”. En ese rumbo explicó que si bien se concensuó entre la totalidad de bloques evitar momentáneamente las sesiones ordinarias, se está trabajando en una continua “guardia parlamentaria” para sesionar cuando la situación lo amerite o el ejecutivo nos convoque”.

“Actualmente tenemos un grupo de wathsapp de concejales donde se intercambia información y opiniones de lo que va aconteciendo y sin distinción de bloques. Cuando retomemos las sesiones ordinarias, seguramente recurriremos a la utilización de herramientas tecnológicas”, explicó Abo Hamed.

Para finalizar, consideró que “el vecino demanda del concejal dedicación, respuestas y acciones concretas. Nuestra función no se limita a calentar una silla por dos horas una sola vez por semana para justificar un sueldo. Lamento mucho que algunos intenten hacer politiquería en medio de ésta crisis. Me parece muy triste y es lo último que la gente quiere y necesita”.

Rol ejecutivo

Por su parte, el Concejal de Juntos por el Cambio, Roberto Amsler, consideró que el rol que debe asumir el Concejo en estos días debe ser “más ejecutivo” donde se “ayude a mitigar los asfixiantes problemas que está causando la pandemia”. Explicó que su bloque unipersonal “junto al municipio viene trabajando en la prevención sanitaria y en preparar las condiciones de infraestructura para escenarios de gran demanda.

“Estamos informados sobre estas acciones y, como propusimos desde el primer día, el intendente está actuando bajo un formato de comité de crisis el cual generó que el Concejo se reuniera en varias oportunidades. Roldán es una ciudad que necesita una gran implicancia del Estado para contener la demanda de bienes básicos y de insumos que la emergencia ha generado”.